Antonia Álvarez Álvarez

A medida

 Poema siguiente

Cada vivir ha de tener su espacio,
su dolor y su fiebre,
su ramo de congojas.
También su propio aire hecho a medida,
aunque a mares le sobre, porque encoge,
aunque a trozos le falte, si tallece.
Pero es la vestimenta que lo tapa
y la caricia fresca que lo aroma.
No debemos robar aires ajenos
ni pisarles la sombra que les duele,
más bien dejar que pasen,
y en su mano
poner en flor abierta nuestros dedos
para sembrar la paz en los rastrojos:
unánimes al canto y a la pena.
Dejemos respirar, y respiremos,
y así cada respiro tenga un hueco
y una estancia feliz donde posarse.

Entonces ya podremos perdonarnos
la inconsolable culpa de estar vivos.

Poema siguiente 

 Volver a
Antonia Álvarez Álvarez

Comentarios2

  •  
    Sierdi Simplemente hermoso. Me arriesgo a atravesar sus maravillosos linderos
    para beber verso a verso cada gota de belleza pura.
  •  
    Darlan M Cunha No hay que dudar: "ayres ajenos" tienen dueños.
    Muy bonito y lleno de buenas ideas es tu blog.

    Un abrazo, desde Belo Horizonte, Minas Gerais - Brasil.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.