Ángela Ibáñez

Anillos de humo (IV)

 Poema siguiente


IV


Nadie ha retornado al mar en una tarde de lluvia azul,
Entre la lágrima de cristal de una canica
Que nunca rodará por los márgenes de los genes de Rodas.
Embravecido el mar por los alerces de la costa del Helesponto.
Los Dardanelos grisean el horizonte de Esparta,
Que a través de los años queda lejos, perdida en la bruma,
Sin el recuerdo turquesa engarzado los límites festoneados de Licia,
Ya envejecida por siglos blancos en los cabellos canos de la Capadocia.
Toda lejana y desdentada. Socavadas las encías por la muerte prematura.
Kekova surge, dátil navideño brotando a borbotones dorado de palmeras.
El recuerdo se va por las colinas de las seis
Frente alas nueve sepulturas ya cerradas. Ya cuarteadas.

Poema siguiente 

 Volver a
Ángela Ibáñez

Comentarios1

  • Teresalba Hé leído los cuatro poémas 'Anillos de humo' de Angela Ibanes; no tengo la capacidad literaria, para lograr entenderlos en su totalidad, pero, si me hán llegado las ondas de la fuerte pasión de un amor físico, el último, según lo describe. pero también de otras pasiones y sus ocasos. Siento que esta mujer puso esa fuerza en todo lo que hizo, en su vida. y al decrecer con los años, esa potencia sique viva en su espíritu. Nada puede contenerlo, es libre.

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.