Alfonso Orantes

Solojos

 Poema siguiente


De pronto, al mirarla a la cara
era ojos, solojos.
Sus dos ojos eran globos cristalinos
que al fundirse en uno
se hacĂ­an una sola esfera de cristal.
Que sol ni que luna,
ni que estrellas.
Ella era solojos.

Poema siguiente 

 Volver a
Alfonso Orantes