www.Poemas-del-Alma.com


Eduardo MilŠn



No fallen los caballos del encabalgamiento...



No fallen los caballos del encabalgamiento
que abren los sentidos, los sentidos
que se abrieron en cuatro como a T√ļpac
Amaru. No digan los sentidos encabalgados
en su locura lo contrarío a lo que quiero:
la precisión del sentido, no el desbocamiento
de esta falsa totalidad que presentimos, atentos
a ese amargo amago de completud. Ser√°n como una red
si fallan, ser√°n como otra red.
Lo que no supe decir que no lo digan los caballos.