www.Poemas-del-Alma.com


┴ngel GarcÝa Aller




El ahorcado



"Aun muerto sin embargo
el brillo de sus ojos,
dec├şan, revelaba
una incurable soledad"
(Alfonso Costafreda)


Cay├│
como del aire la sentencia
y al ahorcado, entretanto, le brotaban
innumerables flores, innumerables
auroras boreales por el cuerpo.

Uno
tras otro, le acusamos
de extra├▒as maldiciones, de haber visto
con sus propios ojos más allá
de los l├şmites legales,
de haber dicho
que el hombre se compone solamente
de incurable soledad y a├▒adiduras.

Se sabe
que so├▒aba cada noche con los muertos
que nunca conoci├│, que provocaba
descaradamente a la lujuria
recitando versos a los pájaros
y que apenas en vida fue capaz
de levantar un cierto testimonio.

├Źtem m├ís,
se├▒ores jueces, se supone
que viv├şa vulgarmente del recuerdo,
que era un hombre de hechos constatados,
sin haza├▒as que merezcan referirse.

Por todo
lo cual solicitamos
que no ofenda con el brillo de sus ojos.