www.Poemas-del-Alma.com


Rosaura Álvarez



Extática la vida



Llegaste a mĂ­ adoleciente
de ternuras, la voz adelgazada
por plegarias de todos los albores.
Y no supe qué hacer con tu candor.

HabĂ­a tanta luz,
tanto secreto rĂ­o,
tanta fecunda hoguera,
que cegué de belleza.

Luego, a tientas,
posé mi mano en tu costado,
recliné mis efigies por tu frente
y quedé, en claridad,
extática la vida.