Corazón

Halcones y águilas

Kerok se detuvo en la meseta

Y observó el humo a la distancia

Extrañó aquel olor en un principio

Con su torpe ignorancia

(Más no le dio importancia)

Porque tal maleficio

Beneficios reportaba.

 

Allí estaba Kuarek la muy coqueta

Calentándose las manos algo heladas

Doncella de la tribu Kutisfino

Que a el tanto le atraía

Tanto

Que ya la amaba.

 

Con su manto de piel de dinosaurio

Orgullo de su arrojo que emanaba

Se acercó confiadamente pues sabía

Cazar en este mundo

Donde la cacería

Al hambre siempre sacia.

 

Kerok bajó la cuesta lentamente

El fuego lo atraía sin jactancia

Le hacía arder su piel y era evidente

Que a ella le escocía

La punta de su lanza.

 

Kerok había cazado un toro andino

De esos que no abundan en portadas

Un toro de la pampa es un porcino

Al lado de este

Que como el

Al verla le bufaba.

 

(La teoría de Darwin es acertada)

 

Para Kuarek estos dos bellos trofeos

(El hombre uno)

(El toro otro)

Cumplían con sus sueños de infancia

En la intimidad de sus circuitos

De sangre y corazón

Y frente despejada.

 

Kuarek lo imaginó un rey divino

De alguna tribu un tanto atrasada

Pero algo le decía en su interior

(Adivino)

Que allí se fundarían nuevas razas

Invencible a lo largo de los tiempos

Por siempre recordada.

 

Era ella de la tribu Kutisfino

El era un tosco Malakara

La cruza iba a dar unos bandidos

Tan brutos como el

Pero con buena facha.

 

¿Qué idioma se habló aquella noche

Perdido está en el cosmos del nirvana

Nosotros no sabemos realmente

Si todo fue verdad

Pues es una leyenda

De la cual ya no se habla.

 

Seguramente fueron sostenidos

Los gemidos que tronaron las montañas

Y una voz gutural habrá fundido

Esta copula prosaica.

 

Hijos del amor dando un concierto

En  la historia del buen sexo

Que en el mundo nunca acaba.

 

Darwin tenía razón sobre estos hechos

Que era un halcón de tierras altas

Más yo siendo su nieto

No entiendo todavía

Porque seré un águila.

 

 

 

 

 

 

Comentarios2

  • FIDEL HERNANDEZ

    Muy avispado es lo que eres tú, amigo, al ofrecernos un relato que emnpiezas aleer, te engancha y quieres saber su final... Pero como yo soy más viejo que MATUSALEM te diré que los hoínidos y los dinosaurios nunca conpartieron la Tierra, así que le manto que llevaba Kerok era una mera falsificación... Seguro que la princesa ésa, de cutis tan fino, de nombreKuarek, fue l primera que al verlo pensó: A estos hombres les engañan los chinos ( y no, como los chinos, como se suele decir en la actualidad) je,je,je... y supo desde qeuel mismo instante que quien lleva los pantalones virtuales dela casa es ella y que él tiene que irse de casa con cualquier pretexto: ir a cazar, ir a trabajar, ocosas así...; pero que no tiene que entrar en ninguna cueva que no le sea permitida por su mujer... je,je,je...
    Me ha encantado tu trabajo amigo, y me ha trasportado a ese mundo en elque has situado la acción y me he puesto a soñar... despierto...Perdona por lo que he puesto pero lo escribía según lo iba sintiendo...
    Un fortísimo abrazo...

    • Corazón

      Estimado Fidel comparto contigo esa sensación de viajar por el tiempo.Escribí esta escena recordando a Turok un personaje de las cavernas que era protagonista de un Comic.Me encantaba.Lo de los toritos lo llevo en la sangre por mis ancestros españoles.
      Corazón

      • FIDEL HERNANDEZ

        ooooleee!!! ¡¡Así me gusta!!, demostrando que somos fruto de una herencia y de un medio... La herencia pasa con la sangre; el medio lo poene el lugar donde pacemos...
        Otro fuerte abrazo, amigo.
        P.D.
        A mí no me gustan los toros ( no tengo complejo de vaca, je,je,je...); aunque le llamen a las corridas la Fiesta Nacional, nunca he entendido el porqué...

      • Kenny Lopez

        Te dejo este link -http://www.youtube.com/watch?v=QPx9-cVsK4w ,para que por favor veas este video, estoy segura que por esto que veras y escucharas has evolucionado como un Aguila, es grandioso........... Yo soy Aguila , tambien.

        Besos,
        Kenny



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.