Omaris Redman

MI MADRE SE ALEJA (PARTE I)

Nuestra inigualable patrona de ébano
dulce madre por nosotros consentida 
hoy te muestras sin fuerzas ya vencida
con aparente ganas de abandonarnos. 


No logro sostener tus manos de algodón 
una fragilidad que resulta evidente 
sollozan tus tristes ojos al mirarme
un mensaje parece intentas expresarnos. 


No estoy lista para despedirte
quisiera detener el tiempo cruel
sé que estás cansada de tu lucha
pero no admito tener que separarnos. 


Te prometo que seremos muy valientes 
tal como siempre nos enseñaste 
tus huellas ya están tatuadas en estas almas
aunque haya llegado el día de distanciarnos. 

 

***Omaris Redman***

Septiembre 22, 2022



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.