Hezri Ferbie

Rima XII

¿Acaso nuestro amor murió de sed

a la orilla de nuestras bocas?

¿Dónde está? ¿Adónde fue?

 

¿Qué mano surca el mar de tu piel?

¡Qué pesar me hunde y me ahoga

con una soga atada a los pies!

 

El amor que horadaba la sien

con la miel en la saeta silenciosa,

ha muerto; amargo como la hiel.

 

Se apagó como en el ciego mi tez,

¿qué ojos velarán por mí ahora

que mis ojos hundidos no ven?

 

¡Oh muerte, llévame de una vez!

Que nada quede, ni la sombra 

de lo que un día este amor fue.

 

Hezri Ferbie



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.