Ortunyo🐻

Cocinitas


AVISO DE AUSENCIA DE Ortunyo🐻
Ya volví de vacaciones...


 

Cocinitas

(fragmento de mi obra Archipiélago del Miércoles Aéreo)

 

 

 

 

La oreja de sal

(la cocinita de Concepción Velasco Alvarado)

 

El cielo cobrizo me invita al desayuno,

 

el día me da las ganitas del apero y el delantal,

 

el sol me va a salir de las orejitas teñidas de sal,

 

que me basta y me sobra el amor para querer cocinar.

 

 

 

Pero antes, mis cortinillas de colores en el ventanal he de colgar

 

y así poder tamizar el sol para darle al cuadro un toque más de hogar,

 

cantar las “Tómbolas” con esmero

 

y poner el recuerdo de la “Marisol” en el florero.

 

 

 

El mundo está lleno de lentejas y arroces,

 

el cielo se habrá de llenar de cocinas y amores,

 

pero aquí en tu alma solo cocino yo

 

lentejas y arroces de osadía y amor.

 

 

 

Con la ollita preparada, le pico la cebollita

 

le agrego el amado ajo, y le catapulto de la oreja un poquito de sal,

 

la zanahoria no ha de faltar…

 

y el choricito… ¡ahhh!

 

“un choricito me queda, y otro que tengo aquí, to pa ti, to pa ti, to pa ti" 🎶🎶🎶(canción)

 

Las lentejas ya volvieron de la playa de remojarse las ganas,

 

y en la cazuela ya quieren reposar… 

 

junto con el laurel que atrás no se quiere quedar. 

 

 

 

El arrocito me pide con tristeza que le ponga a calentar

 

que con su amiga la lenteja quiere charlar,

 

y yo le digo, “tranquilo amigo cereal

 

que las horas de convivencia han de llegar”.

 

.

 

Y así entre tómbolas y floreros de amor

 

entre soles de polvo estelar y la espera de tu venida

 

me paso la mañana escuchando la sal que me desborda y me precipita.

 

 

 

 

 

Me perdí en cuenco de ensalada

“Que mas daría yo por ser la Sra. Lenteja y poder ser tu amor, Sr. Arroz”

 

(La cocinita de Carol Lumieré)

 

 

 

 

 

 

 

Me perdí en un cuenco de ensalada…

 

recamada de aceite de oliva…

 

Te echaba de menos y mis lágrimas se hicieron vinagre...

 

el postrero condimento, el amargo sabor que me falta de tus besos.

 

 

 

Me perdí entre girones de pimienta,

 

no encontraba ni tan siquiera un poco de la magia.

 

Se me desbordaba la tristeza por los pies

 

intentando recordar nuestro ultima danza.

 

 

 

La tortilla de papas se hacía de rogar

 

el vino de la crianza se desteñía aburrido,

 

tu aliento de laurel se me hace esquivo

 

y mi cocina por ti pena...tu mirada ya no está, .

 

 

 

Por delante… y por todas partes se me hace esquiva la risa,

 

no hay más risa que tu caricia.

 

Y ya la cebolla no me hace llorar

 

de tanto que me secaste con tu ausencia

 

 

 

 

Autoría: Ortunyo Benjumea Mcnulty 

 

(Texto registrado)

Comentarios4



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.