León Aronnax

Vino

 

Maldito vino

que no supo conjugar las palabras

 

Maldito vino

que nos borró la ilusión

de ser felices

 

Maldito vino

que rompe corazones

y se disfraza de verdad

pero solo es temor

 

Maldito vino

que ya se acabó

 

León Aronnax.

Comentarios3

  • Moiséss

    Nunca se esta más indefenso, que cuando se esta enamorado. (Y cuando se es recién nacido)

    • León Aronnax

      Al menos cuando se es recién nacido alguien te defiende (se supone), pero cuando se está enamorado se está a la deriva...
      Gracias por tu comentario!
      Un abrazo!

    • bambam

      Salud y que nos sirvan, las del estribo
      bambam

      • León Aronnax

        La bebida lleva también el sabor de sus besos, entonces, ¿beber o no beber? Esa es la cuestión...
        Gracias por tu comentario!
        Un abrazo!

      • ADUV.

        Hace tiempo que no te leía León .

        Muy Bueno este Poema muy bueno y muy real por lo demás , que el alcohol causa muchas desilusiones en la vida de muchos seres humanos . Trunca sueños e ilusiones y también entiendo que te refieres a enamorados que se refugian en la botella por la frustración que les causa no poder expresarse sobrios y confían en el alcohol y no solo en el sino en otras adicciones con resultados desastrosos .
        Bueno en honor a la verdad también debo decir que los que no beben , también caen en errores de comunicación con quienes aman o se les hace insoportable amar a quien bebe y lo digo por experiencia propia y yo no bebo , no es que sea abstemio es que bebo muy poco en contadas ocasiones . Pero en general nunca bebí como es lo normal para algunos amigos o conocidos que beben 2 o 3 veces por semana o beben una cerveza al día y pienso que es una tendencia en ellos .
        Muy bueno .
        Felicitaciones León .

        Y si leí tu comentario de Autor .
        ADUV .

        • León Aronnax

          Tienes razón. La bebida es un arma de doble filo. Popularmente se tiene la creencia de que la bebida hace olvidar, o suaviza las penas pero, ¿después de la resaca no retornamos al mismo punto?, ¿o tal vez tomamos para lograr una ilusoria felicidad en esos momentos de euforia y de desinhibición que nos deja el licor?
          De cualquier manera todo parece conducir a un lugar oscuro y penumbroso...
          Esos lugares del alma que ni la bebida logra embriagar...
          Gracias por tu comentario!
          Un abrazo!



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.