Bohemio Mexicano

“Ave Matinal”



“Ave Matinal”

 

Amaneció; quedó vacío
tan solo sus polluelos duermen
es mejor que no se enteren
que está desprotegido el nido;
y que su madre ha quedado
aturdida y guardada en el olvido.

 

Amaneció; hay desconsuelo
la avecilla llora su pena
¿Merecía tan cruel condena?
no lo sabe y mira al Cielo;
no hay respuestas, solo un ángel
invisible arrulla a sus polluelos.

 

Amaneció; es un nuevo día
revolotea de rama en rama
reclama al Cielo perdió la calma,
murió su amor perdió su compañía;
el llanto no le deja ver que el ángel
le ha traído el consuelo que pedía.

 

Amaneció; un fuerte resplandor
ilumina al nido y en su destello
le hace ver que hay un lugar más bello
y muy cerquita le canta un ruiseñor;
ella le sonríe y lo ve con timidez
tiene miedo, de enamorarse otra vez.

 

Amaneció; en el nido hay alegría
se escuchan trinos en el viento 
el ruiseñor le canta muy contento
y le ofrece su vida en compañía;
la avecita un gran milagro ha recibido
y con él, su nido se ha visto bendecido.

 

Anocheció; descansa en armonía,
el nuevo amor que alumbra ya a su vida
es promesa de paz y dicha compartida,
es feliz, más se le presenta esta ironía:
En su canto, busca su canto y lo extraña,
ella sueña, que lo verá por la mañana.

 

A solas a la Luna le confiesa su dolor,
el Cielo le ha dado más de lo que pedía,
más su corazón eternamente ya pertenecía: 
a quien fue... su primer y único amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.