Hada Marilyn

*Mi guerra, mi conquista*

 

Espero... aún espero en las sombras,
siento ausencias, siento miedo,
tengo frío, me quema el viento.
¡Libertad! quiero tu fuego
necesidad del sol, en este
mi invernal tiempo.
¿De qué libertad hablo?
¿de qué cautiverio escapo?
¿qué cruces llevo a cuestas?
mientras camino confundiendo coordenadas
perdida en mi propio mapa,
naufragando en los mares de mi llanto.
Y no...
La vida no me resulta ligera
y me pesan las armaduras que llevo a cuestas
pero es mi honor el que está a prueba
así que me paro firme y le hago frente
una batalla interminable,
que no encuentra conquistas
que nunca cesa.
¿Cometí errores? seguro que sí
pero no tantos para soportar el látigo,
varios de mis soldados internos
han caído en campaña
pues toda lucha tiene sus bajas siniestras.
y luego de la balacera...
el análisis de siempre..
con resultados que pesan
Y me pregunto
¿qué valores negocié en vano?
¿qué virtudes he sacrificado?
¿quién pierde, quién gana?
¿qué heroísmo es digno de reconocer?
¿qué herida quedó sangrando?
¿qué marcas quedaron en el cuerpo?
¿qué moretón quedó en la mente?
¿qué cordura aún sigue intacta?... ninguna
si todo lo sano se pudre de tanta muerte.
Precios altísimos se cobra la disputa
y no vuelves a ser la misma
y te recoges de a partes
tratando de recuperarte.
Termina la contienda por unos días
pero la bombas siguen enterradas en la arena
un paso en falso y nuevamente la esquirla
perfora hasta los huesos.
¡Ya basta!, no esperaré más,
así, tan vulnerable la fecha de mi último aliento
ya no rogaré al cielo sobrevivir un día mas
es mi vida la que está en juego
mi vida entera, no un día o dos
ni semanas, ni meses, ni años
sino décadas, mi vida entera
Mi vida es mi conquista
mi objetivo, mi mayor conquista.

*******

Derechos reservados

Hada Marilyn

 

Comentarios4

  • Menesteo

    Hermoso poema a favor de las mujeres maltratadas. Ni una muerte más. Guerra a los maltratadores.
    Un afectuoso saludo.

    • Hada Marilyn

      Muchas gracias estimado

    • kavanarudén

      excelente poema
      Solo espero que pronto la violencia contra la mujer cese. Es algo intolerable en todos los sentidos.
      Un grito es tu poema, un justo grito contra la violencia.
      Un placer leerte
      Kavi

    • María Isiszkt

      MUY BUENO, EL CLAMOR DEBE SEGUIR, EL MALTRATO HA DE CESAR, PUES YA VAN DEMASIADAS VÍTCIMAS INOCENTES.
      ME UNO AL GRITO DE JUSTICIA!!

    • El Quijote de la Rosa

      Los verdaderos padres,los verdaderos hombres,los verdaderos médicos y educadores jamas hablan de los derechos de sus hijas,mujeres,esposas , pacientes , alumnas o amigas.
      Ellos los verdaderos hombres,sienten y actúan la igualdad de genero ,sin eslóganes ni pancartas,porque el tratar a una mujer como a una igual, no es un deber ni una obligación es un acto de supervivencia de nuestra especie humana. Ellas son diferentes y merecen ser respetadas en esa diferencia,sintiendo como nuestra la maxima expresión de amor, que nacimos y somos gracias a ellas ,las mujeres, que entregaron parte de si, para cobijarnos en sus entrañas. Igualdad de derechos y deberes respetando las diferencias, es este el mayor acto de justicia para nuestras esposas,hijas, nietas y amigas. Diego El Quijote de la Rosa Copyright


      Curso básico de racismo y machismo.

      […] En los Estados Unidos, se viola una mujer cada seis minutos. En México, una cada nueve minutos. Dice una mujer mexicana:

      –No hay diferencia entre ser violada y ser atropellada por un camión, salvo que después los hombres te preguntan si te gustó.

      Las estadísticas sólo registran las violaciones denunciadas, que en América Latina son siempre muchas menos que las violaciones ocurridas. En su mayoría, las violadas callan por miedo. Muchas niñas, violadas en sus casas, van a parar a la calle: hacen la calle, cuerpos baratos, y algunas encuentran como los niños de la calle, su morada en el asfalto. Dice Lélia, catorce años, criada a la buena de Dios en las calles de Río de Janeiro:

      –Todos roban. Yo robo y me roban.

      Cuando Léila trabaja, vendiendo su cuerpo, le pagan poco o le pagan pegándole. Y cuando roba, los policías le roban lo que ella roba, y además le roban el cuerpo.

      Dice Angélica, dieciséis años, arrojada a las calles de ciudad de México:

      –Le dije a mi mama que mi hermano había abusado de mí, y ella me corrió de la casa. Ahora vivo con un chavo, y estoy embarazada. Él dice que me va a apoyar, si tengo niño. Si tengo niña, no dice.

      “En el mundo de hoy, nacer niña es un riesgo”, comprueba la directora de UNICEF. Y denuncia la violencia y discriminación que se padece desde la infancia, a pesar de las conquistas de los movimientos feministas en el mundo entero. En 1995, en Pekín, la conferencia internacional sobre los derechos de las mujeres reveló que ellas ganan, en el mundo actual, una tercera parte de lo que ganan los hombres, por igual trabajo realizado. De cada diez pobres siete son mujeres; apenas una de cada cien mujeres es propietaria de algo. Vuela torcida la humanidad, pájaro de una ala sola. Eduardo Galeano



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.