Enrique Rodríguez

Enigma

Algo congela mis fuerzas
cada vez que pretendo avanzar,
invade mi alma,
me sumerge en la nostalgia.


Encomiendo mi alma
al autor de la vida,
miro a los ojos 
a la mujer que amo
y ese algo
se desvanece en la inmensidad.


Regresa como niebla,
otra vez anula fuerzas.
Pero lo venceré
con la ayuda de Yahvé
y el amor sincero
de la mujer que quiero.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.