Pepe Charris

Aferrado a mi Fe

Aferrado, a mi fe ciega de que existes

Muy distinto o tal vez distinta

A todas las mentiras que de ti se dicen

De cuánto pregonan y de cómo te pintan

Para hacernos blandos y manipularnos

A la conveniencia de los infelices

Que acaparan todo en nuestras narices.

 

El dios que han vendido a la humanidad

No es más que una falsa publicidad

que en simples palabras podría acomodar

como un sucio marketing de escala mundial.

 

Líderes mundiales, pastores y curas

esclavizan pueblos con armas oscuras

Se ríen a tu espalda y te escupen la cara

Les importa un bledo sus malas jugadas

Solo se hacen dueños de todo el planeta

Controlando a todos como marionetas

Oprimiendo a masas de ovejas confusas

Haciéndoles creer mentiras muy sucias.

 

Les lavan las mentes con cuentos de hadas

Les siembran temores, pa´que no hagan nada

Así se mantienen sentados en tronos

De plata y diamantes, de perlas y oro.

 

Se inventan historias de seres con cuernos

De un ángel caído que cuida el infierno

Con dogmas falaces que ellos no cumplen

Negocian tu fe en ritos y cumbres.

 

No sigo a ese dios al que el mundo adora

No creo en sus mentiras manipuladoras

El glorioso Dios que a mí me creó

Sea quizá una Diosa que al mundo le dio

La ciencia y la vida con su resplandor.

 

Luego por un tiempo largo se ocultó

Para así observar toda su creación

Su comportamiento y su evolución.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.