EDALTO

LADRIDOS

LADRIDOS

 

Ni uno, ni dos, más de seis…

tienen dueño, ¿dónde estarán?

Nos les hace falta un pan

Tienen un protector.

 

Sin prisa, sin tareas que cumplir

Están exonerados de las ciencias

Sin notas en la plataforma

Aprobaron sin ir a remedial.

 

El consentido de piel blanco

Hasta parece inspector

No reprime a nadie

Entiende los pesares.

 

No quieren ser profesional

Le basta el amor y el flan

Que en cada amanecer

Le brinda su profesor.

 

En la prisa de la apariencia

Una baja en el clan

Tristes, por el fatal suceso

Pero más triste el inspector.

 

Hoy, se escuchó una voz

Hasta cuando, hasta cuando…

Ya nos tienen cansadas

En clases y ni prestan atención.

 

Decid unos, ya nos corren animalitos

Que producen picazón

Más en el taller de la construcción

Los neófitos piden malatión.

 

Cuál será el destino

De esta hermosa y triste oración

Lo que si es seguro, al inspector

Le destrozan el reloj…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.