Javier Ascanio

Esa mujer

 

Mi bien amada Venezuela, es esa mujer,

De rostro apacible, sonrisa generosa

Manos laboriosas y cuerpo de guitarra;

Hoy, es mancillada como una prostituta

Por demás de barata, de futuro incierto

La de sueños moribundos y abúlica alma

 

Aquellos profanos, chacales de las sombras

Desgarran sus muslos; frenética jauría,

Rasgos inmundos, de la más tortuosa vida

Amores enfermizos, ilusiones vanas

Perceptibles, en la que otrora fuera,

Piel lozana y tersa, ahora marchita y mustia,

Surtida en fétidas Heridas purulentas

 

La virtuosa estampa de mujer admirable

Hoy, tan solo es un trazo; humillado en su máxima,

Dominada, sumisa, dislocados miembros

Aquel arrastre de Tiránicos grilletes

Dirige su errante paso hacia la desgracia

 

Mal nutridos hijos penden, senos gastados,

Despavoridos huyen por fauces de muerte

y cual festín de cuervos, sus lomos desnudos

Diabólica ambición; incesto consumado

 

Esa mujer, soñaba con el amor

Sin medidas entreabrió su corazón,

Extendió sus brazos y cedidas sus piernas

De a poco, perdió su libertad, entregada,

Quimera llena de carencias le doblega

  

Esa mujer, mi bien amada Venezuela,

Es la burla de muchos y repudio de otros

La obligada clemencia, compasión expresa

Es la referencia dolorosa en el mundo

Duele en los tuétanos, oprime el corazón

Su perceptible agonía, me acorta el aliento

 

 

Esa mujer, conoce mi espíritu todo

Enrizado el corazón, impregnado cuerpo

Amplio cielo, profundo mar y amada tierra

Esa mujer, Venezuela... es mi amada madre

 

Comentarios2

  • María Isiszkt

    Así es la tierra que se ama
    Un saludo

    • Javier Ascanio

      Gracias por su visita a mis humildes letras...

    • Lualpri

      Excelente !
      Gracias Javier.
      Abrazo y quiera Dios se solucione brevemente el conflicto que padecen todos en tu país.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.