David Pech

Pérfida

Tan verosímil despedida y,                           

Con lágrimas vivas, huyó el amor:                

Desbocada sensación de dolor…                     

La despedida pérfida que hoy vi.                   

Amago las cuerdas; aquella voz que oí,          

En un retrato colgado en mi altar,                  

Donde solo añoro volver a la soledad.           

Tu partida hurtó la sagrada esencia:               

Ya no compongo la sonrisa perfecta

Y el absurdo beso de maldad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.