Sebastián Montaño

PLENITUD

 

Algo de Zeppelin, algo de Blues, algo de humo, algo de luz

El perfume en tu vestido, yo en la cama vencido

Tu boca traviesa, no hay platos en la mesa

Me quieres dar un beso, sé que no saldré ileso

Probamos el placer, algo en mí quiere crecer

Somos piromanía, yo enciendo tus pequeñas vías

Luz blanca en la cortina, tus besos mi morfina

Mi lengua murmura, pruebo tu dulzura

Yo extasiado en mi utopía, tú que quieres ser mía

Un trago de aguardiente, huellas de mis dientes

El piso y mi camisa, tú muerta de la risa

Tú matas el silencio, nos ahogamos en incienso

Rosado tu pezón, yo envuelto en tu tacón

Tus caderas embriagantes, ni parpadeo un instante

Tu precioso encaje, yo envuelto en el dopaje

Tu risa coqueta, tus glúteos mi planeta

Un tabaco de Cuba, tú en la cama desnuda

Mis dedos de bajista, nirvana de budista

Cansancio en tus rodillas, mis ojos son bombillas

Mis uñas en tu espalda, mis manos tu guirnalda

Yo aprieto tu cabello, hay saliva en mi cuello

Lunares en tu pecho, aún no estoy satisfecho

Yo acostado, tú en cuclillas, un gran choque de barbillas

Yo Hendrix, tú mi guitarra, yo te suelto y tú me agarras

Tú adornándome con gritos, no me importan los vecinos

Inundación de sudor, ráfagas de calor

Tu cuerpo mi mansión, mi cuerpo tu canción

Un baño caliente, un palpito ardiente

Tu cuerpo obra de arte, no soy feliz en otra parte

Me despierto en la mañana, tú aún desnuda en la cama

Plenitud…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.