Eduardo A De Nobrega F

Una cancion de amor

Que tus dedos me definan 

Por la suerte y el azar

Que tus manos me elijan

Anónimo, ordinario y trivial

Que tus labios me reciban

Para el fatídico destino

Del amante cautivo,

capturado en los caminos

Ofrendado a la divina deidad

 

Sacrificado entre el fuego y tu boca

Sin saber que arde mas

Consumido en cada beso justo trueque

Carne por alquitrán

Asfixiado entre falanges, risas, nervios

Y humedad

 

Y después que me suspires

Contra el concreto ire a dar

Quedaré entre cenizas reducido

Cuando acabemos el ritual

Ondas risas llenas de mi

Antes de disiparse te querran besar

Y perecere como brasas olvidadas

Frente al mar

Luciendo en carne viva la cicatriz

que me dejó tu labial

Comentarios1

  • Ana Maria Germanas

    Bellisimo Eduardo !!
    Desde el saberte ofrenda, y amar lo que te ha sido ofrendado.-
    Un enorme placer leerte.-
    Un cariƱoso saludo.-

    • Eduardo A De Nobrega F

      Siempre un placer conocer su opinion sobre mis escritos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.