David Pech

El encuentro (parte 2)

Ahora...
Que la noche es eterna,
Que el destino conspira a nuestro favor... que sabemos muy bien, que esto jamás morirá. Nos fundimos, cada renglón de nuestra alma... tocó la sensación de amar; mientras recordaba como te encontré, como refrescaste mi sequía, como admire tú belleza, como compuse cada melodía en esa tierna y dulce mirada.

De repente...
La noche comenzó a llorar, y tuvimos que refugiarnos, al calor del cuerpo y el momento perfecto... el amor nos tomó. Nos disolvimos en plena ayuna emocional, mirando frente al espejo... el reflejo de aquello que nos convencía... que es bello.

Comentarios1

  • David Pech

    Gracias, muchas gracias besos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.