Ludvaldo

AMANTENAZ IV (epitafio en espinela)

Aquí yace el que la muerte

encaró con valentía

en amorosa porfía

en que le esquivó la suerte.

Fue su constancia tan fuerte

pese a ser tanto el desprecio

de su amada, que fue necio

según quienes bien clavada

no han sentido la dorada

flecha del dios niño recio.  

 

Osvaldo de Luis



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.