moris.ama

A algo, se le debe respeto.

En ocasiones me invade el miedo de no volver a verte

Pero recuerdo que estas en mi mente

Marcada, con fierro  al rojo vivo, pasado por fuego

Sigues en mí, reviviendo  todos nuestros recuerdos.

 

Hemos destruido y construido

Entre cosas materiales y sentimientos

Seguimos entre risas y enojos

 Perdidos entre decepciones y arrepentimiento

 

 

Que hacemos de nuestras vidas?

Ya no depende de nosotros

Nuestro impulso, nuestras hijas

Dos sonrisas, nuestros milagros.

 

Me llenas de orgullo y ruego Dios serte de bendición

Pues prefiero me aparte de tu lado 

Antes de ser una infame maldición

Ruego por tu felicidad y doy gracias por lo que has logrado.

 

Te amo y de diez años, es algo  de lo que estoy seguro

Ese te amo tiene un significado tan puro y profundo

Que no alcanzarían otros diez para explicártelo

Si lo piensas no lo entenderías..., No me importa.

 

Te debo todo y nada más. 

Dios me bendijo contigo y tú con mis hijas

Mi vida fue, es y seguirá siendo tuya

Al final de cuentas es todo lo que me queda.

 

                                                                                                           F. Moris Ama



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.