Mercedes Bou Ibáñez

Mis cerezas.



 

 

Pequeñita, delicada, suave,
en boca de mujer, resultóna,
a beso de madrugada sabe,
de dos en dos, ¡vaya juguetona!

Amorosa, dulce, tentadora
sobre terso vientre de mujer,
es como la caja de Pandóra,
excita mis labios al placer.

La veo, redondita en tu boca
como frágil bolita de queso,
me grita; ¡¿qué esperas vieja loca?!
¡Ven por mí! tengo sabor a beso.

De tan puro rojo apasionada
invita mis dedos a la danza,
mi boca al sabor ilusionada
buscará en la tuya su templanza.

Comentarios2

  • Pedro Ruiz Lopez

    Magníficos versos encendidos, un placer leer este poema y todos los que escribes.

  • Javier Fdez Lasso

    Nada que decir. Como siempre. Bueno si.. Me ha costado mucho leerlo. No por la escritura que es muy buena, sino porque era difícil leer sin mirar cada tres palabras la imagen el perfil. Buenas cerezas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.