Valerio Adrian

Azul profundo

El sonido azul profundo,
en su latir de amor prohibido.
El azul del mar profundo,
en su latir lo he sentido.

Me ha anclado firmemente
aquel nublado corazón.
Lloviendo cada noche,
sobre mi almohada por su amor.

¿Quién lo diría?
Que en el mar podría vivir.
Navegando tras las olas
que dejaron su partir.

Llevado por la nube
que amarraste aquel día.
De la mano apresada,
Sigue lloviendo todavía.

Comentarios1

  • Rossi Er

    Nostálgicas letras!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.