Sira Breathes

Mundo fantasía vs realidad

La mayoría de las veces, y sobretodo en lo que al ámbito de las relaciones se refiere, nos sentimos inmersos en un mundo de ilusión, de imaginación, durante un tiempo. Un mundo con muros que llegan hasta lo más alto, impenetrables por el dolor o el sufrimiento. Y por allí caminamos solos, o de la mano de alguien, sin miedos, sin apegos, sin caos alguno.

A ese lugar lo podríamos llamar mundo de Fantasía. Dónde si se escribiesen historias desde allí, serían con tinta de color rosa, dónde el papel quedase impregnado de olor a lavanda o alelí.

Quería seguir en Fantasía, en su burbuja de terciopelo. Donde sólo estaban él y ella, sus abrazos y su primer beso en la frente. Dónde ella se creía especial y única. Dónde lo que se sentía era intransferible. Indescriptible. Dónde podía reconstruir en su mente a esa persona, conocida, pero por conocer. Dónde podía divagar en sus pensamientos, queriendo creer cómo era él, haciéndolo encajar en su complicado engranaje mental. Dónde sólo existían momentos en los que el tiempo se esfumaba, absorvido por miradas y caricias envueltas en silencio.

Pero desgraciadamente, después de llevar unos días en ese mundo, y sintiendo la sensación de que caía al vacío, percibiendo la adrenalina dentro, el aire fresco en el rostro, los brazos abiertos y el corazón de par en par, de repente se estampaba de lleno con la realidad. Como quién se tira de un octavo piso. Mientras caes, quizá disfrutas de la caída, queriendo ver la verdad pasar rápido ante tus ojos, sin prestarle atención. Hasta que impactas con el suelo. De lleno. Y en la misma postura, con el corazón y los brazos abiertos.

Sustancialmente después del impacto, despiertas, irremediablemente. En otro mundo, llamado Realidad. Dónde si se escribiesen historías desde allí, serían de color gris o marrón, con olor a tierra mojada. Dónde sí existe el sufrimiento, dónde hay dolor, dónde se encuentra la trayectoria que te ha llevado hasta dónde estás, y a los caminos que siguen a partir del momento presente. Y allí volvía ella. A tener que lidiar con todo aquello que le hacía reflexionar en cómo, quizá, es esa persona en la vida real. A que su engranaje mental era difícil de encajar. A la dura verdad y destino.

Entendiendo, entonces, que sólo se puede vivir en Fantasía un tiempo, mientras dure la caída. Y más vale que sea de un primer piso, porque contra de más altura sea, contra más largo sea el desplome, peor será el impacto después.

 

 

 

Quizá aprenda a olvidar escribiendo de ti.

Comentarios2

  • Luna en mar

    Gracias por escribir con tan sencillas palabras la fantasía de la realidad.
    Gracias por compartir.
    Un saludo

    • Sira Breathes

      Me alegro de que te haya gustado. Un cordial saludo

    • El hijo de las trece

      Yo todavia ando rebotando...

      Un abrazo.

      • Sira Breathes

        Otro abrazo para ti. Gracias por comemtar.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.