Marlon A. Toro

Los días de mi juventud se van

Los días de mi juventud se van,
se van para no volver; se van para siempre.
Es tan triste ver esa distancia
del futuro cuando ignoro el hoy del alma mía,
sabiendo que mi ánimo es hiriente,
alejándome de las voces que me lo advierten.
¿Por qué nublo así mi largo día?
¿Por qué ruego a la vida por una amnistía,
para, las alegrías que ellos vierten,
alejar, como cada júbilo que me dan?

 

Los días de mi juventud se van,
se van camino a la inexorable soledad.
Y por aquel viaje me lamento,
al ser el alba rápida mas el gozo lento,
llegando el tiempo a despreciar.
¿Cómo puedo encontrar luz entre esta oscuridad?
Aunque sí hay brillo entre el tormento,
aunque este resplandor poco a poco se esté yendo,
por mis apatías, que crecen más;
y por más que intente, estas nunca bajarán.

 

Los días de mi juventud se van,
se van sin piedad, se van sin guardar compasión
de mi absurdo y torpe mutismo.
La satisfacción parece un utópico ismo,
y al buscarlo solo hallo dolor,
quedando mortificado por mi absurdo error,
al sentir los días como un abismo.
Sé que esta vida y esta tristeza, es un espejismo
y aun así veo a la desilusión
y al agobio como aquellos que me seguirán.

 

Los días de mi juventud se van,
¡ay!, se van por mi culpa, sin hacer algo al respecto.
Soy infeliz, pudiendo sonreír;
mas al llanto voy para a la rutina vestir,
desperdiciando la vida en esto:
ver cómo la existencia y dicha se van yendo,
sin el gozo de ellas abducir,
muriendo en la inercia, para a mi ser aburrir.
¡Ay, mi juventud la lleva el tiempo!
y sin aprovecharlos, veo, mis días se van.

Comentarios2

  • Wellington Rigortmortiz

    cielos me hizo cuestionarme a mi mismo, magnifico, me gusto mucho

    • Marlon A. Toro

      Me alegro que te sirviese para reflexionar.
      Gracias y un saludo.

    • Mallito

      Así es la vida, la juventud se va, solo quedan los recuerdos en el corazón, en la mente, para seguir adelante con fé y esperanza. Un gusto disfrutar de sus letras, estimado poeta.
      Un apretón de manos en la distancia.

      Mallito

      • Marlon A. Toro

        Así es; tienes razón.
        Muchas gracias por pasarte. Igualmente saludos desde la distancia.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.