Ludvaldo

"SI QUIERES QUE TE DELEITE" (redondillas)

"Deléitame con tus versos", me dijo la bella Lisi, y respondíle así:

 

Si quieres que te deleite,

tu cuarto esta noche inciensa 

y reserva en tu despensa

medio cuartillo de aceite.

 

No con los versos que plasmo

con tinta en papel, te juro

que si quieres te procuro

del éxtasis el espasmo.  

 

No con la pluma que blando

si escribir la musa manda

mas con otra menos blanda

de gusto al Cielo te mando.  

 

Mucho más que con mis versos

un gran placer puedo darte 

si comienzas por dejarte

estrujar tus glúteos tersos.

 

Lisi, si tú me lo ordenas

-soy dócil, ya me conoces-

te permitiré que goces

de mi carne a manos llenas.  

 

Si quieres volverte loca

de deleite, yo sé cómo:

te haré perder el aplomo

con mis manos y mi boca.  

 

Te haré perder el oremus

pues llego apagando ardores

venéreos a los mayores

-dicho en asturianu- extremus.  

 

Y cuando el oremus pierdas

a causa del arrebato

del placer, durante un rato

te dejaré que me muerdas.  

 

Del sexo las mieles liba

conmigo, Lisi, a destajo

y como gustes: debajo

ponte o, si quieres, arriba.  

 

Raro será que no alcances,

si llevo una vida sana,

siete veces por semana

de Venus los dulces trances.  

 

Te enterraré en un alud

de placeres cada noche

si me mandas que derroche

por tu goce mi salud.  

 

Da igual que tenga reúma,

lumbago, gota o catarro:

para hacer contigo el guarro

basta que esté bien mi "pluma".  

 

Que no se malinterprete

la referencia a mi pluma,

que en tu lecho seré un puma

cada vez que a ti te pete.  

 

En el erótico juego

soy doctor honoris causa, 

que hasta tres horas sin pausa

estoy dale que te pego.  

 

Si me dices "menos lobos,

Caperucita", contesto

que en un día, si echo el resto,

te haré sentir diez arrobos.  

 

Del clímax los estertores

gozarás conmigo tantos

que, entusiasmada, en mil cantos

proclamarás mis loores.  

 

No me seas tiquismiquis,

decídete de una vez:

¿quedamos hoy a las 10

para echar algunos quiquis?  

 

Osvaldo de Luis  



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.