Voz silenciosa

Los girasoles muertos

Aquel Girasol muerto
de cabeza gacha
y tallo perdido,
de marchitos pétalos
y colores sombríos,
dejó en la tierra
sus lazos tibios
de vida eterna.
El siguiente Solsticio
de Verano,

bajo cielos dorados
y crepúsculos fríos,
resurgirá de la oscuridad
con furia y erguido.
“Que se haga la luz”.
De la luz, el calor.
Del calor, la vida.
Que aquello sea tu guía.

Comentarios2

  • Anna.

    Lindo !

  • flor cosarys

    Bella letra, me gusta.

    • Voz silenciosa

      Gracias por leer y dejar tu opiniĆ³n.
      Saludos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.