Salvador Gómez

Soneto a una España partida

No creo lo que estoy viendo, ¿qué es eso?

Miro perplejo la grotesca escena,

maldito sino de esta casa obscena.

No anhelo vivir así, lo confieso,

 

Pues la cordura aquí es algo defeso.

La guerra, nada más entrar, atruena:

cama, cafetera, tele y alacena;

todos ellos se enzarzan sin receso.

 

No se comprenden en su propia casa.

Tratan de hacerse unos a otros iguales,

aun sabiendo que así a todos se arrasa.

 

Su orgullo les impide ser leales

a su gran hermandad, que no pasa,

donde las diferencias son vitales.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.