Adnea

ILUSIÓN

 

Todo parecía estar bien en su vida

se le veía feliz, amada y protegida

sus días eran tranquilos y serenos

rodeados de tiempos muy amenos.

 

Hasta que alguien despertó en ella

especial atención sin buscar querella

empezó a hablarle de cosas hermosas

que había olvidado como a las rosas.

 

Pasaba el tiempo y aquel personaje

como todo un artista hacia un paisaje

le llenaba los oídos de dulzura extrema

con sueños envueltos en una diadema.

 

En cuerpo y mente se llenó de ilusión

no pudo resistir caer en la tentación

pensaba que aquello ella no lo merecía

aunque esperaba con ansias esta alegría.

 

Día a día él se volvía muy importante

deseaba verlo y sentirlo a cada instante

no quería admitir lo que estaba pasando

pero sentía que alguien la estaba amando.

 

Hasta que decidió darse un momento

para disfrutar y detenerse en el tiempo

quería comprobar que no era una utopía

que podía sentirse amada y muy atraída.

 

Entonces aceptó estar en un mundo paralelo

sintiendo cariño, atención, ternura y anhelo

poco a poco se dio cuenta que le agradaba

y que esa persona en todo la complementaba.

 

Pasaron los días y cada vez eran más dulces

llenos de ilusión y esperanza eran felices

lo tenían todo y a la vez no tenían nada

estaban siempre cerca con solo una mirada.

 

Vivir así a escondidas siempre es una agonía

se pasaba los días y noches diciendo letanías

pidiendo al supremo que nunca se acabe

estos bellos momentos que ella bien sabe.

Comentarios1

  • María Ángel Santos

    Todas las edades son precisas para las ilusiones.

    Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.