Las horas calmadas

"Amanecer"

Vienes como un espectro

a recolectar crepúsculos,

a copular con el polvo de la nostalgia,

palpitan las crisálidas de mis cicatrices

en su nave de témpano

soñándose bosque

mariposa esmeralda,

y tu vienes como un espectro

en dentellada ergonómica

como un guante del averno

a recoger tu fruta amarga,

yo nací para arrancar de los muertos

los pétalos de la añoranza.

 

Por las calles de la aurora

se restriegan exhaustos pensamientos,

la noche se desescombra,

rezuma la pena del labio

en el pañuelo refugio del destiempo,

desde los tuétanos brotan aves y aloes,

en la escarcha se desenredan epitafios,

en los párpados de otoño

se abren crisantemos,  

yo nací para amanecer de los muertos

las luces de la esperanza.

 

Autor : Las horas calmadas. Todos los derechos reservados.

 

Comentarios1

  • Rosita de Mendoza

    Precioso. Profundo. Lleno de esperanza. Un saludo cordial



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.