QUINSONNAS

BESTIA (SONETO)

 

 

Andando por el filo de un alambre

el miedo que soporto me atenaza

y a toda mi persona la amordaza

sumida en el tumulto de su enjambre.

 

Convierte a mi valor en un estambre

que ignora lo que dicta y lo que traza

sirviéndole de presa de una caza

que muere entre sus fauces y pelambre.

 

Sus garras corresponden a una fiera

rugiendo atronadora ante un silencio

que absorbe de testigo su alboroto.

 

Me atrapa de diabólica manera

y siendo yo esa bestia penitencio

al verme, sin frenarla, triste y roto.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.