QUINSONNAS

TELÉFONO (OCTAVAS ITALIANAS)

 

 

Sabiendo que jamás sonará nunca

pendiente del teléfono me tienes

sumido en la maraña de vaivenes

que colma tu sonrisa en mi inquietud.

Ilusa es mi esperanza en tu silencio

tornado eternamente en melodía

queriendo que me llames algún día

con ánimo de amarte en prontitud.

 

Los números cambiamos mutuamente

y en vano desde entonces yo te espero

creyendo al recordarte que me muero

si pronto no te escucho conversar.

Difícil por mi parte es que se rompa

el hielo que me acalla y me hace parco

y entonces a tu número remarco

dispuesto por tu voz a batallar.

 

Comentarios1

  • Gaston Medina Vazquez

    Esos tiempos de espera muerden el alma

    • QUINSONNAS

      Te agradezco tu comentario y mando un abrazo cordial.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.