QUINSONNAS

SOGA (SONETO)

 

 

Carente de rubor y en suma pálida

persigue mi entereza algún camino

envuelta y sumergida en la crisálida

que cubre y aboveda mi destino.

 

Tan sólo tu mirada me fue válida

logrando que mis aguas fueran vino

y ahora en soledad y yendo escuálida

se tiñe mi esperanza de ambarino.

 

Mi espíritu sin ti vaga menguante

y andando rechazado ve severo

el círculo infinito en que se ahoga.

 

Apenas algo más quizá lo aguante

errático buscando a ese lucero

que puso en mis latidos una soga.

 

Comentarios2

  • B. Wayne

    *Leído.
    Saludos.

  • Paco Jose Gonzalez

    Me ha gustado mucho éste soneto.
    Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.