Marlon A. Toro

No dudes en llorar

Llora, llora, no dudes en llorar.
Por tu frágil vida abatida,
que en tormentas gime y solloza
por no hallar estrella dónde posarse.
Pero tu amor dormirá en anhelos
y a través de ellos mi alma viajará,
para despojar el manto fatídico
de la incertidumbre, para que sin miedo
sucumbas ante el reanimador llanto.

 

Llora, llora, no dudes en llorar.
Muchos dudan de aquel elixir
que nace en ríos perdidos de ángeles.
Piensan, sin saber, que está mal evocar
al lamento que cura vuestra alma.

 

Llora, llora, no dudes en llorar.
Por aquellas flores cubiertas de nieve
que se ahogan bajo el sufrimiento.
Pero yo te digo que no tengas miedo
a entregar tus penas a las lágrimas;
ellas, más confiables que cualquier
amigo que al anochecer se apaga.

 

Llora, llora, no dudes en llorar.
Creyendo que no hay salida alguna
ni luna a la cual declamar;
mas yo te digo que sí hay salvación
y ella yace en el acto de llorar,
que purifica tu desilusión,
mientras las lágrimas tus luceros besan.

Comentarios2

  • Texi

    Casualmente lloraba... y me gusto encontrarme con el poema. Saludos

    • Marlon A. Toro

      Muchas gracias. Me alegra tal casualidad también.

    • Enrique del Nilo

      Cuando lloro quito la basura
      que me impedía ver la salida;


      Exquisito pasar a leerte

      • Marlon A. Toro

        Muchas gracias, Enrique. Un placer leer tu comentario.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.