Deborah Jana Kausel

Soledad Mundana

 

3.

 

Soledad mundana

mira a lo lejos

los deseos tibios del alma,

mírala enroscada en una taza.

Leche agria

se ven las espinas manchadas de rojo

más rojo que el amor

más oscuro que mis secretos.

Caricias de agujas

calor de una noche larga,

roces de claveles

marchitos y negros

niños jugando sobre pétalos muertos,

destinados a la fruta podrida de un edén eterno.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.