QUINSONNAS

SASTRE (SONETO)

 

 

Apenas sin llegar a vislumbrarlo

parece que algo bello nos empieza

unidos y dispuestos para hilarlo

de pies enamorados a cabeza.

 

Queriendo poco a poco disfrutarlo

su aguja la enhebramos de belleza

y ansiando mutuamente contemplarlo

tejemos cotidiana su grandeza.

 

Nos borda el mejor sastre que se ha visto

dejándonos sin flecos e hilvanadas

las fibras con que trenza sus patrones.

 

Disfruta con sus manos de modisto

y cose ante los dos unas puntadas

repletas de suspiros y emociones.

 

Comentarios1

  • Syol Parra

    Que frescura !...
    Se disfruta ...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.