Dante Verne

Si tu piel besa mi boca

Si tu piel besa mi boca y danza
al compás de mi destreza,
y abandonas todas tus corazas,
y me abrazas sin delicadeza,
dejándote llevar, lenta, presa,
de mi sangre, de mi aliento, de mi raza,
no temas, descansa durante un segundo,
en mi mundo que te hace entrega
de un mensaje sin rumbo y sin traza,
de estas manos que trenzan el futuro
alrededor de tu belleza,
de mi firmeza por darte caza,
de mi nobleza que teje quimeras,
anhelos que reemplazan tristezas,
para que tus ojos ya no lloren cielos,
que tu cuerpo sea mi templo de certeza
donde mis besos ya no aplazan
el quiebro,
que se reinventan para ser piezas
elementales en este juego,
en esta plaza tejida a fuego,
en la sutileza de mi verdad que acierta
en tu centro, y avanza,
y ya no espera,
porque es el momento,
nuestro momento de grandeza,
de perfecta sincronía que incendia,
y prende con crudeza y despedaza
y arranca de tu carne sin lindezas
lo que tú esperas y yo sueño.

Comentarios1

  • María Isiszkt

    UN MOMENTO DE SUBLIME GRANDEZA EXPRESAS EN CADA LETRA, DANTE
    UN ABRAZO



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.