Las horas calmadas

"Pájaro vacío"



No soy nada ni nadie,

no soy el beso luna de la arena

escalofrío

ni el abrazo acantilado de la sal,

no soy murmullo del río

ni canto de sirena

en la mar,

solo el holograma

del pájaro vacío

que siempre te quiso volar.

 

Soy fatiga del labio,

soy descanso del lirio

en el jardín del sueño sombrío

que no puede soñarse más.

 

En la letanía de la nada

seré el capitán fantasma

de un invisible navío

que solo sabe surcar

los piélagos del desvarío

en busca de otras derrotas

en las que naufragar.

 

Autor : las horas calmadas. Todos los derechos reservados.

Comentarios1

  • Ross4

    Andar siempre hacia adelante, sin temor a los propios derroteros. Magnifico poema!
    Saludos,
    Ross



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.