Rodolfo Guevara M

En carne viva

El manto de la vida se me viene encima

como la sombra vespertina sobre el día ,

como hojas marchitas en el otoño,

como eclipse de sol en pleno cenit.

 

En este albor de mi senectud

deseo quitarme la piel... descarnarme,

vivir el resto de mi vida en carne viva,

no sentir con la piel, sino con el alma.

 

La piel siente por instantes,

el alma siente por eternidades.

La piel solo guarda roces de amor o dolor

el alma guarda la vida misma.

 

Ir por la vida en carne viva, sin escudo

sintiendo las caricias y los golpes,

devolver al beso y a la herida,

la más honda de las poesías.

 

Responder por igual al llanto y a la alegría

con miradas y voces escritas en versos.

La piel siente por el roce de otra piel,

el alma siente por el roce de otra alma.

 

La piel siente por instantes,

el alma siente por eternidades.

La piel solo guarda roces de amor o dolor

el alma guarda la vida misma.

 

Vivir en carne viva mi último trance

el que importa... el verdadero

cuando diga mis últimas palabras

cuando escriba mi poema más sincero

 

Cuando al preparar mi liviano equipaje,

deje para siempre piel y hueso.

Me lleve conmigo corazón y alma

y vivir la eternidad también en carne viva.

 

La piel siente por instantes,

el alma siente por eternidades.

La piel solo guarda roces de amor o dolor

el alma guarda la vida misma.

Comentarios1

  • Maria Angel Russo

    Hermoso poema. En su profunda reflexión pretende librarse de las cadenas impuestas por condicionamiento. Cadenas éstas que nos niegan la vida, el profundo aprendizaje para el espíritu de sed

    • Rodolfo Guevara M

      Gracias Maria Angel, llegamos a un momento en la vida donde comprendemos que la libertad
      del alma es la verdadera libertad, sabiendo que todo lo necesario para vivir una vida en armonía y paz con uno mismo, se encuentra en el alma, que es lo verdaderamente trascendental del ser humano. El alma es trascendencia y perpetuidad... el cuerpo es temporalidad y fin.

      De nuevo gracias y que este siempre bien, en el camino de buscar la vida superior, la vida del espíritu.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.