gudiel josé

Clemencia

Escucha amada mía escucha por favor

son los ruegos de mi alma que te pide con ardor

que le concedas solamente una gota de tu amor

una gota es suficiente para colmarla de alegría

un desdén y de pesar su muerte causarías

Escucha amada mía escucha por favor

como llora en el pecho mi angustiado corazón

que te pide que le alivies para siempre su dolor

que te pide que le escuches sus plegarias

que te pide que le tengas compasión

que confiesa que de latir no siente ganas

que para vivir no tiene una razón

que para el sin ti la vida es vana

que de amor se está muriendo

que agoniza de pasión

que con fervor te está queriendo

y no encuentra en ti respuesta

que le devuelva la ilusión

quizás porque no te has dado cuenta 

y por eso no le prestas tu atención

que en tu boca si lo ignoras o lo aceptas

tienes su muerte por tristeza o su alegre redención

Escucha amada mía escucha por favor

si de mi te compadeces nada tienes que decir

dame solamente lo que pide mi clamor

un suave beso de tus labios en los míos déjame sentir

del océano que tienes una gota de tu amor

y en la más dulce fantasía mi vida vas a sumergir.

 

 

Comentarios1

  • Peregrina

    Bonita tu poesía, ha sido un gusto pasar a leerte...
    Saludos amistosos de
    Peregrina

    • gudiel josé

      Gracias por tu visita, amiga Peregrina .



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.