Miguel Ángel Peñafiel Miranda

A MI PADRE

 

Tú que quisiste traerme a este mundo,
En la carne y con gran alma enteramente,
Tú que quisiste desde lo muy profundo
Amarme en tus brazos y abiertamente.

En mis dulces horas que contadas llevo,
Llenas de amor y de buena constancia,
Guardo tu gran amor en vigilia y duelo
Velar las primeras horas de mi infancia.

Mi padre tiene en su mirar profundo,
Un reflejo fiel de su conciencia honrada,
¡Cuánto amor me diste en el mundo
Su amor que se refleja en su mirada!

La humildad del alma es su creencia,
La forma de querer forma su gloria,
Es noble y es tan dulce su querencia
El padre más grande de la historia.

Dentro del corazón me brota este cariño,
Mi Dios quiso que honrara su nombre,
Y gracias a su amor me inspiró de ñiño
Para llegar hacer un día un buen hombre.

Quisiera dedicar el canto que me inspira,
A todos los padres con amor lo vean,
Y entre ellos mi Padre, que lleva mi lira
Más digno de su amor y su nombre sean.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.