León Aronnax

Entelequia

 

He estado viajando al interior de mí mismo

he estado perdido estos días, estas semanas, estos siglos

me he demorado en encontrarme

aún sigo buscándome

 

Estas letras se desparraman aquí sin un claro propósito

son como un ancla, como un cable a tierra

que pruebo para saber si aún hay algo

a lo que me pueda aferrar

 

Esta semana viajé a las profundidades de mi alma

y vi luz en las penumbras

y vi oscuridad en los claros de mi ser

 

Soy todo y soy nada

cierro los ojos y estoy en cualquier parte y en ninguna

soy etéreo, soy humo, soy niebla

 

Soy una pena, un dolor que carcome las entrañas

hasta encontrar la salida, el alumbramiento

también soy una dolama apenas

un simple achaque de la existencia

 

Soy el paso del tiempo sobre mi cuerpo

soy lívido y putrefacto

soy neonato y principiante

voy y vengo con el viento

 

Hoy existo

ayer nací muerto

espero ser recuerdo mañana

 

Hoy vine

ya me voy

es el cosmos mi hogar

 

Nací de una entelequia

 

León Aronnax.

 

 

 

Comentarios1

  • mario mena mena

    Buen ejercicio el de sumergirse en esa profunda poza del alma, de aguas multicolores, corrientes varias, atravesadas por luces que atraviesan sus múltiples superficies.
    Estas aguas están integradas a las otras en la que viajamos con los otros en las labores y quehaceres, en la búsqueda del pan, y de uno mismo.
    No estamos solos en la búsqueda.

    • León Aronnax

      Gracias. La eterna búsqueda.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.