Miguel Ángel Peñafiel Miranda

YO TRANQUILO SERENAMENTE PLANTADO

 

Yo, tranquilo, serenamente plantado...
Depósito a las naciones extranjeras,
A los Estados y entre otros países
Mi poesía para quién todavía escribo:
Hacia el jardín del bello mundo,
Para quién mi dulce prosa la leyera.
En este momento celebro a mi mismo
Mirando el cielo infinito...
Porque no me cierran sus puertas,
¡Oh mi poesía, sé que me han acusado!
De llevarlas a donde yo quiera,
En las sendas no holladas
Y en el camino: del que se encuentra.
¡Yo no canto para mí mismo!
¡Yo soy vida, para futuros poetas!

 

 

Comentarios1

  • AIRA M.

    Ese es el propósito de todo poeta que sienta serlo... saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.