El caminante de letziaga

-- Disipación --

La nieve cae
con todos sus copos cantando
en mi otro nadie.

La blancura de sus notas
se desliza
sobre el gris de mi vida.

Entonces,
su música silente
se hace puente
entre yo y la muerte.

Entre el Cielo y yo,
y la continuidad del más allá
que me difunde
un infinito de lo que será.

Hasta que,
la nieve deja de caer
mojado de qué,
solamente, de lo que se ve.

 

Autor el brujo de letziaga



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.