Silvia Patón Cordero

Guía mi mano

Guía mi mano en la rima
la perfidia del afecto
no el empuje de intelecto
que en fervor se desestima.


Ausente en lírica cima
está el coraje imperfecto,
ese que mueve en efecto
un gesto que en dolo prima.


Pueriles estos presumo
dictados de la conciencia
son, por bajeza que asumo.


En escribir la paciencia
de mi bienestar consumo
pues su muerte es condolencia.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.