poetryman

OBLIVIA

Oh sí, amada viniste a mi!
Me tocaste con tus alas el alma
y en vez de levantarme me acurruqué,
mientras tu me hablabas en versos
y dejé correr la miel, como quien deja
correr agua, ahora...no recuerdo
tus palabras que eran como río
extasiado, oyéndote me quedé dormido
sobre laureles marchitos
secos creyendo que mi mente
guardaría todo; el ritmo, el trino
el rumor y los verbos
¡Tonto de mi!, que como Ulises
 vuelve a Ítaca con las manos vacías
La belleza por efímera es triste.

Comentarios1

  • David Arthur

    Como tu mismo dices Sevástian....tonto de tí.....

    Triste pero enseñanza.

    Saludos
    David



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.