Julián Valdés Vásquez

Ojos tuyos

Ojos tuyos,

tan tenues, tan ligeros.

Divagan sobre el pregón

de este desvelo.

Asemejan fosfenos refulgentes,

par líneas que se unen

y se abrazan,

se acodan,

se funden.

 

Dos andares pasajeros,

par condenas.

Tus pestañas de lana

ondulan la desdicha,

las perlas que de tus cuencas nacen,

y que guardan el reflejo

de mi mirar

embelesado y grácil.

 

Ojos tuyos

cerrados al olvido,

se entrelazan espejismos,

manantiales de sonrisas,

manos angustiadas,

corazón bruñido;

corazón marchito.

 

Ojos tuyos,

profundo hechizo,

parpadear confuso,

se levantan los surcos

de locura, de sonetos,

acompañan la miel

de tus labios etéreos,

delirar de viña,

sucumbir de afectos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.