el brujo de letziaga

-- La hora santa --

 

Es la hora santa,

que guarda

a mi cuerpo en su pupila.

 

Es un remanso de paz,

que aviva

la calma superlativa.

 

Es el día de mi alma,

que se eleva

cuando todo se quema.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.